top of page
Buscar
  • Foto del escritorJosé Guillermo Ros-Zanet

La Responsabilidad Moral de la Ciencia

Actualizado: 5 mar 2021

En nuestro tiempo y circunstancia histórica, la Ciencia y la Razón han sido absolutizadas.


Se cree (¿?), y se pretende hacer creer que la Ciencia (sustentada en la sola Razón) se basta así misma para fundamentar todo el conocimiento del hombre y del hombre en el mundo, y todo el progreso (infinito y continuo) de las sociedades y de los pueblos.



La soberbia del racionalista (materialista) y la soberbia del cientista, han llevado al ocultamiento de los valores superiores del Espíritu en el Hombre.


El Positivismo cerrado engendró el Racionalismo, que engendró el Moralismo, que engendró el Materialismo… En este desierto espiritual crecieron la técnica deshumanizada y la tecnología deshumanizante.


La Intuición es la vía regia del conocimiento. Y la Razón y la Intuición, juntas, llevan al superior conocimiento del Ser y del Mundo.


Sólo las buenas conciencias hacen posible la buena Ciencia. No puede haber Ciencia sin Moral; es decir, no puede haber, como se ha dicho, Ciencia sin Conciencia.


La Ciencia debe darnos la Verdad de los hechos y de las cosas; pero no ha de quitarnos la Libertad, ni la Ética, ni la Justicia, ni la Dignidad, ni la Comunión Fraterna entre los Hombres.


Hasta ahora, la Ciencia no parece haber mejorado al Hombre (como pensaba Bacon) ni al Mundo. Crecen cada día la explotación y el envenenamiento y la destrucción de la Naturaleza, y crecen el odio y el egoísmo, el sufrimiento y el hambre entre los hombres y los pueblos.


La responsabilidad de la Ciencia, ante la sociedad, es la humanización de la Ciencia. La Ciencia no debe impedir la espiritualización del mundo.


Al hombre de Ciencia no ha de bastarle las preguntas: ¿Cómo sé de este fenómeno? o ¿Qué sé de este hecho?; también tiene que preguntarse, continuamente ¿Quién soy?, y ¿Cómo soy en verdad?


La espiritualidad no impide el buen quehacer científico.


La búsqueda de la verdad del Mundo y del Hombre en el Mundo y en su mundo, es, al final de cuentas, una búsqueda y una decisión moral. La Libertad genuina del hombre no es “Libertad para” hacer el mal, sino para hacer el mayor bien posible. Goethe dijo: “No nos hace libres el que no queramos reconocer nada superior a nosotros, sino… el que acatemos algo que está por encima de nosotros”.


La Ciencia no puede contener toda la verdad ni todas las verdades. La verdad salida del método experimental y del análisis riguroso (de las leyes) no es la única verdad, ni la verdad absoluta. Hay otras leyes más allá de las naturales (y aún dentro de ellas) que aún no conoce y que aún no puede conocer el Hombre.


“No puede existir una moral científica; pero tampoco puede existir una ciencia inmoral” dejó dicho Poincaré.


Sólo la espiritualización de la cultura occidental, hará retornar la Razón y la Intuición a la Ciencia.


La Ciencia ocurre entre los hombres, y tiene su morada en este mundo, en el que lo esencial parece ser, hoy, la búsqueda del tener y del poder. Y no la búsqueda del Ser, y de Ser; ser, cada vez más, más Conciencia (crítica), más Humanidad.


Y la Ciencia sin Conciencia y la Tecnología descarnada ayudan y son ayudadas por el poder.

“Si la Sociedad está mal organizada (como lo está la nuestra) y un pequeño número de personas tiene poder para oprimir a la mayoría, cada victoria sobre la naturaleza contribuirá, inevitablemente, a acrecentar ese poder y esa opresión. Esto es lo que está sucediendo actualmente”. Estas palabras parecen de hoy; pero las dijo Tolstoi hace muchos años.


Que las victorias de las ciencias y de la Ciencia sobre el mundo, no enajenen la Libertad, ni disminuyan la espiritualidad del mundo.


Una visión (una concepción) y un tratamiento respetuoso de la naturaleza toda y del Espíritu (Sobre-naturaleza en la naturaleza); eso espera la Humanidad de la Ciencia.


Noviembre 1999


LA RESPONSABILIDAD MORAL DE LA CIENCIA
.p
Descargar P • 188KB



62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page