top of page
Buscar
  • Foto del escritorJosé Guillermo Ros-Zanet

LA HUMANA FAMILIA

Actualizado: 5 mar 2021


La estructura- y la base fundamental de las sociedades y de los pueblos, La Familia Humana, padece hoy bajo el peso de las ideologías materialistas y deshumanizantes, y de las acciones patológicas de los gobiernos totalitarios o demagógicos, no inteligentes.


En Panamá, desde hace tres décadas, se ha intensificado lo que parece ser un proceso de deterioro (de decadencia) de la familia panameña; más pronunciado a partir de los últimos cinco años. Padres lejos del hogar. Casa dejada.


Hace algún tiempo, en un breve ensayo- “Educar la Educación” – dije:


“Si bien es cierto que sin familia y sin sociedad no hay hombres (personas), no es menos cierto que sin moral no habrá familia ni sociedad… y tampoco habrá personas”.


La familia –la sagrada familia que ilumina y guía la Sagrada Familia no puede (y no debe) ser substituida como la fuente fundamental donde se forman las personas, los seres humanos… Las anti-familias forman sub-humanos; minusválidos intelectuales, afectivos, espirituales y morales.


Ojalá un día muy cercano se dicten justas leyes dirigidas a compensar económicamente (subsidio, ayuda, contribución) a las madres que permanecen en el hogar al cuidado y crianza de los hijos. Trabajo y dedicación superiores, en su bondad y trascendencia.


Ninguna institución puede reemplazar a un hogar completo y maduro en el proceso formador de personas, y no debe el Estado estimular la debilidad y el rompimiento del vínculo madre-hijo, del buen núcleo familiar.


En “los hogares del abandono” reaparecen, hoy, patologías (infecciones, infestaciones, carencias) que habían sido erradicadas como problemas de Salud Pública. Es el deterioro del núcleo y de


l entorno familiar y social. El buen saneamiento ambiental, en nuestro país, es cosa de un lejano y buen pasado histórico…


Pareciera que en muchos hogares, hoy, ya no existen los padres (papá y mamá juntos), sino sólo de papás (padre y madre en un trabajo que los aleja del hogar); o una casa dejada, o hermanita mayor-padre; o una empleada-madre; o sólo una mamá en desamparo económico-social; a veces afortunadamente, dos abuelos padres…


Hace algún tiempo, el Gobierno Nacional, desde el Ministerio de Educación, conformó, un oscuro proyecto experimental de “Educación Inicial” (?), un “Currículo para niños de 4 a 5 años” que revivía la derogada Reforma Educativa, y en el cual se confundían (¿Se confunden aún?), lamentablemente (y pedagógicamente), los conceptos Juego y Trabajo (sus significados y contenidos y sentidos), al par que hacía desmemoria de la educación religiosa y moral.


El Dios de los cristianos es, hoy, en algunos lugares (que no quiero llamar parvularios), “una cosa demasiado abstracta y abstrusa, para el niño, y, por tal razón, no deberá ser enseñada…” (?) ¿Incapacidad del aprendiz? ¿O incapacidad espiritual del enseñante?


El niño no es un forjador de bienes materiales. El niño es destino. Es un ser al que vamos formando para que llegue a ser, más tarde en el tiempo, un ser -para- la creación de una riqueza integral: económica, social, cultural, espiritual y moral, y no sólo económica… Y hoy el niño casi no encuentra guías ejemplares, y a veces, ni simples palabras de apoyo. En el hogar, en la escuela, en la sociedad está apagándose la noble autoridad.



Hoy el hogar, deviene anti-hogar. La escuela deviene anti-escuela…, pero a pesar de la deshumanización que parece signar nuestro tiempo y nuestra circunstancia, la familia humana conservará (debe conservar) su humanum, su esencialidad.


Entonces, paremos la caída moral… desde los Valores Superiores del Espíritu y de la Vida.

La Vida Humana debe conservar su humanum.


La Familia Humana completa y madura (rica, sobretodo en valores espirituales) y la madre maestra, hacen posible lo más humano de lo humano.


Abril 1999



LA HUMANA FAMILIA
.pdf
Descargar PDF • 157KB

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page